Control Interno y la Alta Dirección, un trabajo en equipo

junio 28, 2024

¿Pero que entendemos por “Tone at the Top”?

La frase, “tone at the top”, se originó en las firmas de auditoría, donde se utilizó para hacer referencia a la actitud de la administración de una empresa hacia los controles internos y la ética.

“Tone at the top”, comúnmente se utiliza para definir la gestión de una empresa y el liderazgo del Consejo de Administración y su compromiso de ser honestos, éticos y fomentar un ambiente de control adecuado. Establece el entorno cultural y los valores corporativos de una empresa.

La conexión entre el control interno y el “tone at the top” de una organización ha recibido atención internacional en los últimos años. El tono en la parte superior se refiere a la ética, al ambiente de control creado en el lugar de trabajo por el liderazgo de la organización

El “Tone at the Top” nos muestra el clima ético y de control que se ejecuta desde el ámbito más importante y jerárquico de la Empresa, que es de impacto directo en el negocio. Es decir, es un básico para que las organizaciones dispongan de un gobierno corporativo sólido.
Cuando en las Empresas se pierde este concepto, la Alta Dirección no hace honor a la cultura de la ética, por lo que se empezará a ver un deterioro del control interno, del cumplimiento de las normas, de los procesos, lo cual llevará a la empresa a posiciones realmente expuestas al riesgo reputacional o de incumplimiento.

Tener un “Tone at the Top” adecuado requiere que los Directores Generales hagan preguntas clave para poder cumplir con su responsabilidad respecto de la efectividad del sistema de cumplimiento. Algunas de ellas pueden ser:

  • El “tone at the top” tal como se comunica a todos los empleados, ¿se vive en la realidad o es una mera declamación?
  • ¿Se hacen evaluaciones periódicas de la efectividad del programa de cumplimiento?
  • ¿Se realizan periódicamente mapeos de los riesgos de cumplimiento de la compañía?
  • ¿Existe un Compliance Officer con recursos adecuados y un acceso directo a Dirección General o Consejo?
  • ¿Existe un proceso que asegure que la Dirección General y/o el Consejo esté permanentemente informado sobre temas de cumplimiento y las decisiones tomadas al respecto?
  • ¿Forman los temas de cumplimiento parte de las agendas de las reuniones de la Alta Dirección?

Sin un involucramiento activo de la Alta Dirección, sin el compromiso de toda la organización, ni un efectivo sistema de comunicación, el programa de cumplimiento, y por ende el ambiente de control, está destinado al fracaso.